Autocompasión | Un concepto oriental aplicado en occidente

Blog

Autocompasión

La autocompasión es un concepto que lleva mucho tiempo aplicándose en la filosofía oriental, sin embargo, es algo nuevo en la cultura occidental.

La compasión implica sentirse conmovido por el sufrimiento del otro. Cuando esto ocurre, se siente calidez, cuidado y deseo de ayudar de una manera altruista a la persona que está sufriendo. Significa también ofrecer comprensión y ternura hacia los demás cuando fallan o cometen errores, en lugar de juzgarlos con severidad.

Sentir compasión por uno mismo no es diferente a sentirla por el resto, es decir, si tenemos a un amigo que lo está pasando mal, seremos compasivos y comprenderemos su situación, le escucharemos y aconsejaremos.

Dicho esto, entendemos que, como personas, procuraremos buscar nuestro bienestar y felicidad aceptando nuestras limitaciones, pero ¿por qué no somos capaces de ser amables con nosotros?.

 

Basándose en escritos de estudiosos budistas, Kristin Neff ha apreciado que la autocompasión está formada por tres componentes principales que interactúan entre sí, estos son:

  • Auto-amabilidad, como alternativa a la autocrítica.
  • – El sentimiento de pertenencia a una humanidad común, como alternativa al sentimiento de aislamiento.
  • – La atención plena o mindfulness, como alternativa a la sobre identificación con los propios pensamientos o emociones.

 

¿Cómo podemos practicarla?

Os dejamos unos consejos para ponerla en práctica.

  • – Sé más amable contigo.
  • – Busca un tiempo de soledad y tranquilidad, donde puedas encontrarte. Aprovecha ese espacio para concentrarte en ti, en lo que sientes y lo que te está ocurriendo.
  • Cambia la perspectiva. Para esto piensa en lo que te puede decir una persona externa sobre la situación que estás viviendo.
  • Acepta lo que ha ocurrido y lo que sientes. No te recrees en la situación.
  • Acción y esperanza. Una vez que hayas aceptado lo que ha ocurrido y lo que sientes, quédate con el aprendizaje, de esta manera aumentaría la capacidad de resiliencia.
  • Cultivar la autoestima. Evita generalizar “todo me sale mal”, “soy un desastre”, “nadie sabe todo lo que he sufrido”.

 

¿Para qué sirve esta habilidad de la inteligencia emocional?

  • Refuerza las relaciones personales teniendo más presente el factor humano.
  • Aumenta la paciencia y la autocompasión, nos recuerda la importancia de la calma.
  • Cultiva la alegría interior, la autocompasión es una expresión de amor incondicional.
  • Nos da la capacidad de ser introspectivos, otro beneficio que tiene es afianzar el nivel de autoconocimiento.
  • Genera crecimiento interior, la persona evoluciona al punto de poder transformar una realidad que se hace difícil interpretándola de una manera comprensiva y darle otro significado.

 

Autocompasión, Psicología, Fametsisperu, Fametsis, Lima, Perú

Si quieres saber más sobre la autocompasión y cómo practicarla escríbenos y nos pondremos en contacto contigo para acompañarte.