El peligro que existe cuando los menores ven el juego del calamar

Blog

Antes de hablar del riesgo que pueden corren los menores al ver una serie +16, queremos explicar algunos conceptos y de dónde viene nuestra preocupación como profesionales.

 

¿Qué es el juego del calamar?

“El calamar”, es un juego infantil coreano. Se llama así porque el dibujo del área de juego se parece a un calamar. A pesar de que hay muchas variantes según el país, el concepto es el mismo; un juego multijugador que se divide en dos equipos, el que ataca y el que defiende. Hay dos objetivos principales, que los atacantes logren el propósito o bien que los equipos se aniquilen entre sí.

 

¿Y la serie?

La serie explica la historia de 456 personas que se convierten en jugadores de diferentes, misteriosos y enfermizos juegos infantiles de supervivencia. Jugándolo, los participantes tienen la oportunidad de ganar varios miles de millones de wons, sin embargo, por cada participante que muere se añaden 100 millones de wons al premio, incitando el conflicto entre los jugadores e invitando al aniquilamiento del contrario.

 

¿Por qué hay que evitar que los menores la vean?

Como adultos responsables debemos tener en cuenta que el juego del calamar se trata de una serie de clasificación +16. Esto significa que en la serie nos podemos encontrar violencia psicológica, física y/o conductas criminales.

La Convención sobre los Derechos del Niño de las Naciones Unidas en el artículo 17 menciona que los menores tienen el derecho de estar protegidos de toda información y material perjudicial para su bienestar.

 

¿Qué puede pasar si la ven?

En países que ya tienen clases presenciales, se ha visto que los niños reproducen en los recreos lo que han visto en la serie, emulando dispararle al que pierde.

La normalización de la violencia es gravísima y más para alguien que está en desarrollo generando o creando su realidad de la vida y del mundo. Solemos decir que los niños son como esponjas y, sin querer sonar alarmistas, el hecho de que vean la serie es dar a una mente abierta un contexto violento dentro de unos juegos supuestamente infantiles.

Investigaciones demuestran que los niños que han crecido en situaciones de violencia o extrema pobreza son más vulnerables que otros. No solo eso, sino que se aprecia un impacto en el cerebro del menor por la exposición a situaciones de desgracia o de violencia.

  • – A corto plazo, la mayoría de los menores no presentan síntomas obvios, pero sí que pueden sufrir miedo, pesadillas o situaciones derivadas de la exposición al contenido inadecuado. Es probable que, en algunos casos, se puedan presentar conductas peligrosas o imitar a los protagonistas más crueles.
  • – A largo plazo, los menores que están expuestos de manera repetida a este tipo de contenidos no recomendados (pornografía, videojuegos para mayores, series para adultos, etc.) podrían terminar hiperestimulados, hipersexualizados o llegar a banalizar la violencia. Lo más peligroso es que en estas situaciones los menores suelen tener problemas a la hora de relacionarse con los demás.

 

Como padres, ¿qué debemos hacer?

Lo primero que debemos tener claro es que no es fácil ser padres. Debemos saber que uno de los principales desafíos es que los menores se desarrollen emocionalmente y que sean capaces de identificar sus deseos.

Sin embargo, muchas veces nos encontramos con niños que expresan querer ver una serie o hacer algo porque sus amigos lo hacen. Ahí es cuando hay que saber decir que no y poner un límite claro. No siempre se pueden llevar a cabo todas las cosas, hay que aprender a decir que no algunas veces y otras aprender a negociar.

En el contexto de la serie, hay que recordar las recomendaciones de edad mínima. Es una serie en la que será muy difícil explicarle a un niño el contexto y por lo tanto la recomendación es que no la vean con ellos delante.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que, aunque nuestros hijos no la vean en casa, es muy probable que estén expuestos fuera de ella. Al ser una serie del momento, hay juegos como Roblox (al alcance de todos los menores que tengan una tablet o un teléfono móvil) que tienen diferentes versiones de El Juego del Calamar.

Recomendamos hablar con ellos sobre el tema, permitiéndoles hacer todas las preguntas que necesiten. Comentar lo que les pueda generar confusión, como, por ejemplo, el hecho de que la serie mezcle juegos infantiles con asesinatos. Hay que recordar que es un derecho de los menores no acceder a estos contenidos. Y como padres es nuestro deber y responsabilidad preservar este derecho.

 

Finalmente queremos recordar que no tenemos nada contra la serie, simplemente preocupa la banalización de la violencia, asesinatos y conductas de riesgo que aparecen en ella y que finalmente los menores las terminen normalizando y reproduciendo.

 

Sabemos que a veces es complicado ponerles límites a los hijos, no esperen a que sea demasiado tarde. Si necesitas ayuda ponte en contacto con nosotros haz clic aquí.

El juego del calamar

 



Abrir chat
¿Más información?